¿Cómo emocionar a través de un escaparate?

Cuando afrontamos la tarea de concebir un nuevo escaparate como si de un lienzo en blanco se tratase, advertimos frecuentemente que estamos ante una tarea compleja. Sin embargo, conseguiremos que esta labor se convierta en algo estimulante, sencillo y efectivo, teniendo en cuenta una serie de simples pautas.

  1. Refleja correctamente la esencia de marca y tu imagen corporativa. La clave siempre es la coherencia. ¿Cómo queremos ser percibidos? ¿Qué somos y qué queremos ser y por lo tanto transmitir? Haciéndonos estas sencillas preguntas antes de afrontar nuestro reto y teniendo en cuenta qué y a quién queremos comunicar nos aseguramos de crear mensajes coherentes y evitaremos que nuestro trabajo final sea percibido de manera errónea por el cliente.
  2. Utiliza el factor sorpresa. A través de técnicas de composición, color, iluminación, coordinación del producto o del atrezzo, seduciremos y despertaremos la curiosidad. Así conseguiremos conectar con nuestro público, despertar su interés y crear esa sensación única semejante a cuando en nuestra infancia nos embargaba la emoción contemplando los escaparates navideños.
  3. Busca el equilibrio y proporción. Si logramos un efecto modulado, relajado a la vista y lleno de armonía, conseguiremos que la sensación de orden y lógica transmita mejores sensaciones a nuestro público.
  4. Arriésgate. Nadie ha llegado a sobresalir clonando el comportamiento de los demás. Las calles y los centros comerciales son espacios compartidos y sobresaturados de estímulos visuales en los que tenemos que utilizar nuestras mejores herramientas para hacernos ver. La mejor manera es romper con los cánones establecidos y atreverse a contar nuevas historias. En ocasiones compramos un libro o un cd solo por su portada… ¿En cuántas ocasiones hemos entrado en una tienda por sus escaparates?
  5. Cuenta una buena historia: storytelling. Una historia tiene el poder de conectar mucho más fácilmente con el público. Crear mensajes través de un cuento o una breve narración resulta siempre más asimilable. Ya de niños aprendemos a contar y a escuchar historias. Con nuestros escaparates podemos enviar mensajes y generar pequeñas narraciones para conectar con nuestro cliente.
  6. Inspírate. Hoy más que nunca es realmente asequible acceder a una inagotable y actualizada galería de escaparates de todos los rincones del mundo. Para viajar, nada más sencillo que utilizar las redes sociales (Pinterest, Facebook, Twitter o Instagram) y descubrir una enorme cantidad de ideas que harán que la inspiración te desborde a la hora de decidir las líneas generales para tu idea o concepto de escaparate.
  7. Renovación y reciclaje. La frecuente renovación tanto de la temática como del producto de tu escaparate hará crecer su efectividad, capacidad de sorpresa y atracción. Un mismo estímulo usado de forma repetitiva rara vez llamará la atención de nuestro cliente.
  8. Menos es más. Nuestro escaparate no es un muestrario, sino un anticipo. Es preferible enviar un mensaje claro con una pequeña selección de producto que no una decena de ellos que distorsionen el efecto final.

Tu escaparate debería ser un avance de todas las experiencias que atesoras en el interior de tu negocio. Tienes que ser capaz de emocionar y persuadir. Así que no dejes de aprovechar cada oportunidad para crear ese sueño que todos buscamos una tarde de sábado al ir de compras.

  1. Nelson Responder

    Excelente artículo!!! Contar una buena história y ariesgarse sin perder los valores de marca creo que sea uno de los desafíos para las marcas.

  2. roberto Responder

    Gracias por tu comentario, Nelson! Totalmente de acuerdo contigo en la importancia de mantener la coherencia con los valores de marca, pero tomando riesgos para tratar de sobresalir en este mercado tan competitivo, pero a la vez tremendamente atractivo que es el Retail.

    Un saludo.

  3. Estíbaliz Responder

    Gracias, Roberto. Tu artículo refuerza mi ideal de qué es un visual, y qué puede aportar a la compañía en la que trabaja. Pero cómo convencer al equipo de márketing? y lo más duro, cómo transmitir al equipo comercial qué las cosas pueden hacerse de forma diferente?
    Me encantará leer tu próximo artículo.

    Un saludo
    Estíbaliz

    • roberto Responder

      Hola Estíbaliz,

      Desde luego en ocasiones no es tarea fácil, ya que en muchos casos las compañías se autoimponen protocolos muy cerrados y poco margen de maniobra a la hora de implementar cambios o contemplar nuevas acciones. Sin duda este inmovilismo es un contrasentido, porque el mundo del Retail, como concepto, se debería auto-alimentar a través de estos cambios que son los que le permite avanzar y sobre todo estimular el deseo e interés de sus clientes y despertar la ilusión y la emoción en cada una de las acciones emprendidas.

      Hay que fomentar la manera de comprometerse para que las acciones realmente funcionen. Como argumento de peso se me ocurre establecer comparativas vs las ‘grandes compañías’ que sí que invierten en creatividad, diseño y aportan este componente diferenciador y sin duda son las que marcan el camino y las que consiguen quedarse fijas en el subconsciente de sus clientes, no las que clonan el mismo sistema temporada tras temporada. Por citar algunos ejemplos podemos hablar de Inditex, Ikea, Starbucks, Anthropologie, y un largo etcétera…

      Emocionar a través de nuestro trabajo, crear una identidad de marca reconocible y coherente y cuidar al máximo la experiencia de compra son valores claves que tenemos que trabajar y potenciar en cada acción.

      No hay una respuesta sencilla para tus preguntas, pero desde luego la continua evolución es probablemente la única manera de afrontar estos retos de cara al futuro del retail.

      Muchas gracias por tu comentario y espero que mi nuevo post que estoy a punto de publicar te agrade también.

      Un saludo

      Roberto Domínguez

Pon tu comentario